Una cara transformer

Sabemos aquello que todo es según el color del cristal con que se mira, aunque habría que añadir que el ángulo de la cámara y los caretos que se pongan también importan (y mucho). Y más si se dispone de una cara transformer

Veamos sino el rostro de esta chica de rasgos asiáticos mientras se graba a si misma con la cámara del móvil (de forma vertical, todo sea dicho). En un primer instante podemos ver un rostro más propio de un orco o de un troll de la ciénaga que de un ser humano, aunque un simple cambio de ángulo nos pondrá delante de una hermosa muchacha de ojos rasgados.

Eso si… no el espíritu troll de la muchacha no dejará de luchar por aflorar en su rostro hasta el final del vídeo xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.