Estar en una barca en medio del mar y que de repente una cría de león marino se añada a la tripulación ya tiene que ser por si solo una experiencia increíble.

Pero es que si encima añadimos que esa cría de león se pone a hacerte carantoñas y a interactuar contigo estamos ante una auténtica experiencia vital.

En palabras del afortunado protagonista del vídeo (el protagonista humano) ese día fue uno de los más maravillosos de su vida.

El suceso tuvo lugar cerca de la costa de Newport Beach, California.