Una prohibición tranquilizadora

Las prohibiciones, por lo general, no suelen gustar a la gente. Aunque los ciudadanos empezamos a acostumbrarnos a prohibiciones cada vez más peregrinas (y algunas de ellas ciertamente dictatoriales), existen otras que pueden llegar a hacerte sentir cierto alivio.

Sin ir más lejos sirva como ejemplo el siguiente cartel. Aunque de lejos bien podría parecer (por aquello de la Z) un parking para zombies (o caminantes, aunque nunca infectados), la cosa parece mas bien confusa.

Por un lado parece una advertencia a los viandantes por gas, aunque por otro lado podemos ver claramente que se trata de un cartel que prohíbe explícitamente “penetrar a personas no autorizadas“.

Es lo que diríamos una prohibición tranquilizadora. Todo un detalle.

una prohibición tranquilizadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.