Uno de los autogoles más tontos y absurdos del mundo

Los autogoles suelen tener en común cierta involuntariedad y unas buenas dosis de accidentalidad, por lo que hablar de autogoles tontos y absurdos es bastante innecesario.

Pero este gol marcado en propia meta por el mismísimo portero (Michel Alves, arquero del Criciuma, club de segunda división brasileña) tiene un toque cómico (dentro de la desgracia para el pobre muchacho) que le hace merecedor de entrar en el hall of fame de los autogoles más tontos y absurdos del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.