Reza el dicho que las cosas se ven según el color del cristal con que se mira, y en política esto es aun más cierto si cabe. Veamos un vídeo donde se puede ver la agresión a un independentista de la CUP por parte del público asistente a un mitin de Ciudadanos tras haber irrumpido en el mismo repartiendo octavillas y gritando a favor de la independencia de Catalunya.

Especial atención al hombre de pelo largo y pañuelo en la cabeza y su grito de “¿Donde vais tarados?“. Me da que la intervención de este hombre es decisiva para evitar el linchamiento del muchacho… que si, que se mete donde no piensan como él y les provoca, pero ¿darle de palos y luego justificarlo convirtiendo al tipo en el agresor y asumiendo el rol de víctimas?

Una situación evitable por completo, pero en cualquier caso, injustificable el uso de la violencia y aun menos que luego se haga un lamentable uso electoral del suceso dando una visión sesgada de la realidad…

Estos señores que han hecho esto a mí me han amenazado de muerte, pero aquí estamos liderando la oposición y no nos van a callar. Ciudadanos ha crecido en este ambiente de escraches, aguantando pintadas en la puerta de casa de mis padres.” ha contestado el lider de Ciudadanos Albert Rivera… si, de acuerdo… pero pedir que no se responda a todo esto con violencia parece que se le ha olvidado (porque entiendo que no es la idea ¿no?).