Este señor japonés (que no es precisamente ni un chaval ni una sílfide), nos hace una espectacular demostración de sus habilidades con una especie de videojuego de baile que reproduce en pantalla los movimientos del jugador.