¡Yo soy Espartaco! Anuncio de Carlsberg

Cuando el dueño de la empresa entra hecho una furia en la oficina (bueno, primero entra una impresora rompiendo una de las cristaleras) exigiendo saber quien es el responsable de un Tweet en el que le deja de “mono” se produce la misma situación que tan bien retrató Stanley Kubrick en su versión de la vida de rebelde Espartaco (1960).

¡Yo soy Espartaco!

Por suerte el desenlace en esta ocasión es ir a hacer unas cervezas con los compañeros y compinches (evidentemente Carlsberg, que por algo es uno de sus anuncios comerciales), a diferencia de la versión de Kubrick… mucho más “sangrienta y dolorosa” xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.